El Señor de los Anillos vs Canción de Hielo y Fuego – ¿A Quien Quieres Mas?

Cuando escuche por primera vez hablar de la saga Canción de Hielo y Fuego, allá por 2007, escuché la primera comparación con El Señor de los Anillos. Y, es que, es difícil no comparar las 2 sagas por su universo personajes e historia. A partir de entonces parece que o eres de El Señor de los Anillos o de Canción de Hielo y Fuego de forma análoga a Star Trek y Star Wars. Por eso me gustaría escuchar vuestra opinión sobre que saga os gusta más y porque. Para que luego no digáis me voy a mojar.

Mi preferencia, como os podéis imaginar, es Canción de Hielo y Fuego. No voy a empezar a criticar el Señor de los Anillos si no que voy a explicar porque me gusta mas la saga de Martin. Prefiero los libros de poniente porque las historias son más adultas, temas como intrigas de palacio, violencia y sexo se tratan sin tapujos y de una forma amena y entretenida, ahorrando descripciones y dando más agilidad a la lectura. Otro punto a favor de Canción de Hielo y Fuego es el toque justo de magia, toda la historia no se basa en razas de seres mágicos, (aunque si que podemos encontrar algún enano, pero no como los que describe Tolkien) a mi me cansa un poco las historias que solo tienen magia, me gusta el toque justo que le da George R.R. Martin. Eso sí esto hace que su universo sea menor pero lo compensa con las historias y leyendas. Para concluir (porque podría estar comparando ambos títulos durante un montón de líneas) Canción de Hielo y Fuego me parece mejor lectura por la forma en que te puedes sumergir en sus libros y eso diálogos y giros de la historia que cuando te lo estás leyendo, por ejemplo en el metro, te dan ganas de aplaudir o darle un toque a la persona de al lado y comentárle lo que acaba de pasar. Pensaba que eramos pocos los que nos gustaba más la saga de Martin que la de Tolkien pero al parecer vamos creciendo.

Ahora lo que me interesa es saber vuestra opinión y que se abra un debate sano de porque preferís esta serie y no la otra. Por cierto si queréis comentar otra saga, bienvenida será.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Canal +, canción de hielo y fuego, choque de reyes, El Señor de los Anillos, game of thrones, George RR Martin, HBO, juego de tronos, libros, serie, Temporada 1, Temporada 2, Vs y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a El Señor de los Anillos vs Canción de Hielo y Fuego – ¿A Quien Quieres Mas?

  1. gory dijo:

    Hombre son tambien dos épocas distintas… las obras de tolkien tienen unos 60 años mas menos son dificiles de comparar… Yo tambien prefiero la saga de CHYF por los giros de contexto que tiene, el que ningun personaje este a salvo…(en ESDLA es raro que de los 9 solo muera 1…).

    Pero las dos son buenisimas y las he leido varias veces (ESDLA unas 4 y CYHF 2) y las recomendaria a cualquiera

    • Eöl dijo:

      Saludos a todos. Creo que estas dos grandes sagas no son y no deberían ser comparadas entre sí, puesto que, aunque el marco sea fantasía, en ESDLA prima otro mucho más el mito nórdico fantástico de la mitología y está muy marcado el maniqueísmo del bien frente al mal, luz contra oscuridad,etc…En CDHYF predominan los grises; nadie es bueno completamente ni perverso al 100% (bueno, Ramsay Nieve igual sí), y creo que éso es precisamente lo que provoca esa adicción en las personas que se sumergen en la lectura de esta maravillosa saga.
      En el fondo lo que se observa no es nada nuevo, puesto que tanto el muro (similar al que el emperador Adriano edificó para separar la britania “civilizada” de los pictos y escotos), como la guerra de las dos casas (York y Lancaster con los colores blanco y rojo curiosamente bien elegidos), o los mismos Targaryen, que, si habéis leído las cónicas de Elric, encontraréis similitudes más que sospechosas entre el Emperador albino y los célebres señores de los dragones de plateados cabellos.

      No obstante, y sin ánimo de excederme demasiado, diré que tanto ESDLA como CDHYF son grandes precisamente por eso mismo: saber coger de un sitio y otro y crear un nuevo escenario, nueva historia y hacerlo creíble, saber desarrollarlo y dejarnos boquiabiertos. Yo me quedo con ambas. Un saludo.

      • Agus dijo:

        Bienvenidos Gory y Eöl. Antes de nada quiero disculparme por no publicar un poco más a menudo, pero el trabajo manda. Y ahora mismo me absorbe mucho tiempo y no puedo actualizar tan a menudo como me gustaría.

        Me parece muy interesante vuestras opiniones. Eso es precisamente lo que quería conseguir con este post. Un intercambio de opiniones para escudriñar las preferencias de cada uno. Me sigue sorprendiendo que a la gente le guste más CDHYF que ESDLA, aunque si la encuesta la hiciésemos en un blog dedicado a la saga de Tolkien el resultado, obviamente, sería distinto. Quizás exagere mucho sobre la división entre seguidores de CDHYF y ESDLA. Porque realmente casi todo el mundo se ha iniciado en los libros de fantasía épica con ESDLA. Y como bien decís ambas son muy buenas en sus ámbitos.

        Espero más comentarios. Un saludo!!!

  2. Fabian Martinez Martinez dijo:

    La verdad es que es dificil decidirse por una. Cancion de hielo y fuego es una nueva forma de ver este tipo de novelas, para mi personalmente es una de las que mas me ha gustado,
    Pero como competir con el gigante de la literatura fantastica como Tolkien, la obra para mi es la mas grande jamas escrita aunque tienen tramas diferentes, pero no solo hay que mirar la obra de Tolkien por su historia sino por todo el universo completo, no cabe recordar que Tolkien invento 8 lenguas habladas y esccritas algunas de ellas incluso en runas inventadas por el mismo, es un universo magico y fantastico que no creo que nadie pueda igualar y es lo unico que le ha faltadao a Martin para que su obra sea suprema.
    Pero eso no quita que la obra de Martin sea de una calidad que no se habia visto desde hace mucho tiempo y es muy posible que llegue a vender mas que los libros de Tolkien, ya que en los tiempos actuales la gente esta mas abierta a leer la literatura fantastica. Apoyada mucho mas por los imnumerables medios de los que se disponen para transmitir esta informacion. Cosa de la que Tolkien carecio.
    Para mi son las dos mejores obras escritas de este genero y las he leido varias veces, pero recordar a todos que son parecidas en el contexto, pero diferentes en su trama.
    Las seguire leyendo tantas veces como pueda ya que nunca me canso

  3. Rodo dijo:

    Acabo de leer Juego de tronos, me ha parecido una lectura gozosa y un comienzo de serie muy prometedor. Martin tiene oficio en lo de construir una historia eficaz, absorbente y amena. Me haré con los volúmenes siguientes, esto ni dudarlo. Aun así, y a falta de la mayor parte de la serie, me atrevo a decir que la comparación entre Tolkien y Martin tiene poco asidero. En general diría que estos autores compiten en ligas distintas, subgéneros dentro del género fantástico, y puede que cada uno de ellos sea el campeón de su respectivo subgénero (tampoco es que me importe mucho saberlo: no soy un aficionado incondicional de la narrativa fantástica ni de ningún género específico, lo mío es más bien la novela a secas). Pero bueno, comparten la pertenencia a un mismo género y ya es bastante. Cierto que la controversia sobre la superioridad de uno u otro puede ser tan ociosa e inútil como la que confronta a Dostoievski y Tolstói, o aquella otra entre García Márquez y Vargas Llosa; con todo, no sólo de debates productivos vive el lector.

    De verdad, no creo que tenga mucho sentido afirmar que Martin haya superado a Tolkien. Si se pretende que semejante proeza se deba a la impresión de que el primero resulte más entretenido que el segundo, mal vamos. (Hay quien se entretiene con la prosa ágil pero hueca y banal de un Dan Brown o un Ken Follet; a mí estos dos me aburren soberanamente.) Peor, si se pretende que el ciclo de fantasía de Martin sea mejor sólo porque tenga pocos elementos de… fantasía, de aquello que define precisamente al género. Esto de las medias tintas –fantasía, sí, pero mejor si está muy dosificada- me parece apenas una alternativa, todo lo válida que se quiera pero no una virtud. Lo curioso es que Martin no reniega de lo fantástico, de lo contrario no habría asomo de lo fantástico en su novela. ¿A qué viene lo de renegar de la fantasía por el lector de narrativa de fantasía? ¿Que el mayor “realismo” de Canción de hielo y fuego lo vuelve una obra más madura que el ciclo tolkieniano? Perdonen, pero quien afirme esto es que no ha captado la fundamental falta de equivalencia entre ambas obras.

    Diría que entre ellas hay diferencias de calibre semejante a las que hay entre el mito y la leyenda, o –en otro plano- entre la tragedia y el drama. Para resumir, creo que hay una disparidad esencial en los objetivos de uno y otro escritor. Tolkien aspira a la maravilla, mientras que Martin se contenta con la entretención. El contraste introduce un elemento cualitativo de suficiente entidad como para desequilibrar la balanza, creo yo. La raíz de todo esto está en que la obra de Tolkien es más ambiciosa y está dotada de un mayor espesor cultural que la de Martin. El ciclo tolkieniano comprende toda una cosmogonía y un universo mitológico. Se compone de la materia de lo cósmico, de lo trágico y de lo sagrado, todo lo cual puede sonar desfasado para nuestra moderna mentalidad occidental pero así lo quería Tokien, que no por casualidad era un hombre que despreciaba la modernidad. Puesto que su patrón literario es el de las sagas mitológicas, es conforme a este patrón que cabe valorar El Silmarillion y El Señor de los Anillos, no según el de la narrativa realista. Está muy bien que los personajes de Martin parezcan de carne y hueso y nos resulten por lo mismo más cercanos; pero no es esto un factor que concierna demasiado al universo fantástico de Toikien. Se reprocha a este autor el carácter arquetípico de sus personajes, sin comprender que la mecánica –la lógica- de su obra se nutre precisamente de los arquetipos, de los símbolos y de los grandes significados: cada elemento de los que componen su obra está hecho de la madera de lo absoluto, de aquello que comunica a los hombres con lo primigenio, ni más ni menos que el mito. Lo que alienta en Tolkien es la persistencia atávica (y la añoranza) de los orígenes. No habría exageración alguna en designar con mayúsculas todo lo que está en juego en la historia de Arda y la Tierra Media, partiendo por la lucha de resonancias cosmológicas entre el Bien y el Mal y acabando por la elevación de lo pequeño a la dignidad del Supremo Heroísmo (es a un par de hobbits que la Tierra Media debe su salvación). Lo mismo vale para los componentes de la trama: las grandes emigraciones, las grandes batallas, el Viaje y la Misión (recuérdese la Comunidad del Anillo), el objeto único y prodigioso, la declinación de unas “razas” y el auge de otras, etc. El pathos del ciclo tolkieniano es el de lo majestuoso y lo terrible, y el arrobamiento consiguiente –si uno se deja sugestionar por todo ello- es afín a lo sublime, y eso que Tolkien se anduvo parco en efectos (Frodo y Sam debieron morir). Por si no bastase con esto, también está el plano de la épica de la condición humana, simbólicamente representada en Frodo y su transformación interior y en la exaltación de eternos valores como la lealtad y el compañerismo –Sam, sobre todo.

    Por otra parte, tratándose de escritura, Tolkien es superior, es más escritor que Martin, aunque no precisamente por la variedad de recursos narrativos (sus metáforas y comparaciones son bastante limitadas). También hay que reconocer que el estilo llano y directo, a veces cortante de Martin es el que su historia requiere. Este estilo, aplicado a una historia como la de El señor de los anillos, hubiese resultado miserable.

    Espero con ansias la continuación de las intrigas, guerras y querellas entre los Stark, los Lannister y demás personajes de Canción de hielo y fuego, pero mis expectativas en punto a significados subyacentes de la serie son modestas.

    Saludos.

  4. Rodo dijo:

    Acabo de leer Juego de tronos, me ha parecido una lectura gozosa y un comienzo de serie muy prometedor. Martin tiene oficio en lo de construir una historia eficaz, absorbente y amena. Me haré con los volúmenes siguientes, esto ni dudarlo. Aun así, y a falta de la mayor parte de la serie, me atrevo a decir que la comparación entre Tolkien y Martin tiene poco asidero. En general diría que estos autores compiten en ligas distintas, subgéneros dentro del género fantástico, y puede que cada uno de ellos sea el campeón de su respectivo subgénero (tampoco es que me importe mucho saberlo: no soy un aficionado incondicional de la narrativa fantástica ni de ningún género específico, lo mío es más bien la novela a secas). Pero bueno, comparten la pertenencia a un mismo género y ya es bastante. Cierto que la controversia sobre la superioridad de uno u otro puede ser tan ociosa e inútil como la que confronta a Dostoievski y Tolstói, o aquella otra entre García Márquez y Vargas Llosa; con todo, no sólo de debates productivos vive el lector.

    De verdad, no creo que tenga mucho sentido afirmar que Martin haya superado a Tolkien. Si se pretende que semejante proeza se deba a la impresión de que el primero resulte más entretenido que el segundo, mal vamos. (Hay quien se entretiene con la prosa ágil pero hueca y banal de un Dan Brown o un Ken Follet; a mí estos dos me aburren soberanamente.) Peor, si se pretende que el ciclo de fantasía de Martin sea mejor sólo porque tenga pocos elementos de… fantasía, de aquello que define precisamente al género. Esto de las medias tintas –fantasía, sí, pero mejor si está muy dosificada- me parece apenas una alternativa, todo lo válida que se quiera pero no una virtud. Lo curioso es que Martin no reniega de lo fantástico, de lo contrario no habría asomo de lo fantástico en su novela. ¿A qué viene lo de renegar de la fantasía por el lector de narrativa de fantasía? ¿Que el mayor “realismo” de Canción de hielo y fuego lo vuelve una obra más madura que el ciclo tolkieniano? Perdonen, pero quien afirme esto es que no ha captado la fundamental falta de equivalencia entre ambas obras.

    Diría que entre ellas hay diferencias de calibre semejante a las que hay entre el mito y la leyenda, o –en otro plano- entre la tragedia y el drama. Para resumir, creo que hay una disparidad esencial en los objetivos de uno y otro escritor. Tolkien aspira a la maravilla, mientras que Martin se contenta con la entretención. El contraste introduce un elemento cualitativo de suficiente entidad como para desequilibrar la balanza, creo yo. La raíz de todo esto está en que la obra de Tolkien es más ambiciosa y está dotada de un mayor espesor cultural que la de Martin. El ciclo tolkieniano comprende toda una cosmogonía y un universo mitológico. Se compone de la materia de lo cósmico, de lo trágico y de lo sagrado, todo lo cual puede sonar desfasado para nuestra moderna mentalidad occidental pero así lo quería Tokien, que no por casualidad era un hombre que despreciaba la modernidad. Puesto que su patrón literario es el de las sagas mitológicas, es conforme a este patrón que cabe valorar El Silmarillion y El Señor de los Anillos, no según el de la narrativa realista. Está muy bien que los personajes de Martin parezcan de carne y hueso y nos resulten por lo mismo más cercanos; pero no es esto un factor que concierna demasiado al universo fantástico de Toikien. Se reprocha a este autor el carácter arquetípico de sus personajes, sin comprender que la mecánica –la lógica- de su obra se nutre precisamente de los arquetipos, de los símbolos y de los grandes significados: cada elemento de los que componen su obra está hecho de la madera de lo absoluto, de aquello que comunica a los hombres con lo primigenio, ni más ni menos que el mito. Lo que alienta en Tolkien es la persistencia atávica (y la añoranza) de los orígenes. No habría exageración alguna en designar con mayúsculas todo lo que está en juego en la historia de Arda y la Tierra Media, partiendo por la lucha de resonancias cosmológicas entre el Bien y el Mal y acabando por la elevación de lo pequeño a la dignidad del Supremo Heroísmo (es a un par de hobbits que la Tierra Media debe su salvación). Lo mismo vale para los componentes de la trama: las grandes emigraciones, las grandes batallas, el Viaje y la Misión (recuérdese la Comunidad del Anillo), el objeto único y prodigioso, la declinación de unas “razas” y el auge de otras, etc. El pathos del ciclo tolkieniano es el de lo majestuoso y lo terrible, y el arrobamiento consiguiente –si uno se deja sugestionar por todo ello- es afín a lo sublime, y eso que Tolkien se anduvo parco en efectos (Frodo y Sam debieron morir). Por si no bastase con esto, también está el plano de la épica de la condición humana, simbólicamente representada en Frodo y su transformación interior y en la exaltación de eternos valores como la lealtad y el compañerismo –Sam, sobre todo. Lo que quiero decir es esto: es imposible que Martin supere a Tolkien, sencillamente porque Martin ni siquiera aspira a disputarle la supremacía; la complejidad semántica del ciclo tolkieniano está fuera de las aspiraciones del autor estadounidense.

    Tratándose de escritura, Tolkien es superior, es más escritor que Martin, aunque no precisamente por la variedad de recursos narrativos (sus metáforas y comparaciones son bastante limitadas, pero tampoco son el fuerte de Martin). También hay que reconocer que el estilo llano y directo, a veces cortante de Martin es el que su historia requiere. Este estilo, aplicado a una historia como la de El señor de los anillos, hubiese resultado miserable.

    Espero con ansias la continuación de las intrigas, guerras y querellas entre los Stark, los Lannister y demás personajes de Canción de hielo y fuego, pero mis expectativas en punto a significados subyacentes de la serie son modestas.

    Saludos.

  5. OM dijo:

    Hola !!

    Apenas he leido el primer libro de Canción de Hielo y Fuego, pero la serie de tv hasta ahora me ha encantado.

    creo que no cabe comparar a ambas sagas puesto que son de epocas diferentes. en todo caso, Canción de Hielo y Fuego no tiene parangón, mientras que yo compararia a El Señor de los Anollos con Las Crónicas de Narnia.

    Saludos desde México

  6. Elessar dijo:

    Las cosas como son, yo soy más de Tolkien. Cuando leí todos los libros quedé tan maravillado con el unoverso tolkien que profundicé más en la historia entre otras cosas…. ni os podeís imaginar lo fuerte que me dió. Hasta que llegó el dia en que ulpln gran amigo mío me enseñó el primer capítulo de la primera temporada de JdT, al principio no me gustaba, se puede decir que estaba cegado por el universo tolkien, pero al final le dí una oportunidad a la serie llegando hasta tal punto que me estoy volviendo a maravillar con otra gran saga de la que estoy comprando los libros en cuanto puedo. Bajo mi opinión me sigue gustando más el universo de tolkien pero no por eso voy a dejar JdT de lado. Ya se puede ver como gente se pone de un lado o otro, defendiendo a ESDLA o a JdT. Yo creo que lo mejor es deleitarse con estos mundos, dejarse llevar por lo épico(ESDLA) y por las intrigas e historias más oscuras. Es que ponerte a comparar estas obras jmastodónticas es una pérdida de tiempo, te puede gustar más una otra pero nunca llegando al fanatismo. Ponerte a compararlas es imposibel, son mundos fantásticos pero a la vez muy diferentes, no puedes criticar a una por lo que le falta a la otra.

  7. Manwë dijo:

    Saludos, para comenzar he de decir que yo soy más de Tolkien. Cuando leí todos los libros me quedé fascinado por esas historias. Empecé a investigar y a profundizar más, sobre todo con el Silmarillion. Hasta que llegó un día que quedé con un amigo que me enseñó el primer capítulo de JdT, al principio no me gustaba, pero a los pocos días le dí una oportunidad y el resultado no pudo ser mejor, me dí cuenta de que había otra saga con una calidad asombrosa. En la actualidad me estoy comprando los libros de Canción de Hielo y Fuego en cuanto puedo. Ya suponía que comenzarían comparaciones entre estos dos mundos, pero yo creo que compararlos es una pérdida de tiempo, son estilos muy diferentes. No puedes criticar a uno por lo que no tiene el otro, te puede gustar más un estilo que otro (a mi me fascina más ESDLA, pero no por eso dejo a CDHYF de lado, al contrario me encanta), creo que es mejor deleitarse con estas obras maestras. He entablado conversación con varias personas que se les puede considerar fanáticas de ESDLA o de CDHYF, creo que nunca hay que llegar a esos extremos, antes de criticar o comparar prefiero disfrutar de ambos.

  8. Anonimo dijo:

    No se pueden comparar por favor. Esdla es como una leyenda de como 2 hobits (con ayuda) salvaron la tierra media, como el bien vence al mal, una impresionante historia. Jdt es completamente diferente, es un intento crear un escenario con unos personajes y a partir de ahi imaginar lo que puede suceder, con sus personajes grises, cualquiera puede morir (aunque alguno este claro que no va a morir, la mayoria no sabes que pasara). Respecto a la magia, Martin lo que hace es en ese mundo de “personas normales, mete dosis de magia, dragones, etc y imagina como seria ese mundo si hubiese dragones etc. El mundo de Tolkien es pura magia, donde lis humanos son simplemente na raza mas. Incomparables.
    Respecto a mi, me gusta mas Cdhyf, me resulta mas interesante, pero no por eso creo que es mejor que esdla, es mas, si se llega a la conclusion de que es mejor Tolkien no dire que no, simplemente me gusta mas juego de tronos.

  9. Jose dijo:

    Coincido en que son difícilmente comparables y que cada una tiene sus virtudes, que las hacen expléndidas a ambas. Sin embargo yo soy más de ESDLA, porque considero que la narración es más cuidada, lo que hace mucho más agradable y absorbente su lectura. En el momento de su escritura yo me imagino a R.R.Tolkien pensando muchas veces las palabras antes de ponerlas sobre el papel, intentando sobre todo crear una atmósfera, que está ahí, en las palabras escogidas, aunque sólo sea percibida de forma inconsciente, pero que tiene un papel fundamental en la forma de transportar al lector. Y sin embargo me imagino a un R.R. Martin escribiendo más bien lo primero que le sale de la cabeza, con una capacidad de organización impresionante, eso sí, pero con mucho menos interés por jugar con el lenguaje, por lo general, y llenando páginas y páginas a mayor velocidad, contando hechos que muchas veces poca importancia tienen para la trama principal y que tampoco consiguen crear ninguna atmósfera particular, más que cierto aburrimiento y cierto mareo en el lector; que acaba muchas veces perdido entre tanto nombre y despistado con tanta página que parece no conducir a ningún lado, deseando no pasar por alto los pocos hechos que sí puedan tener importancia, para llegar en condiciones a las dos últimas páginas del capítulo (donde generalmente sucede todo lo importante).

  10. dario90 dijo:

    El universocreado por Tolkien es muy grande, con mucha mitologia y moralejas. Pero lo mas logico en esta pagina que trata sobre CHYF seria que gane CHYF la vatacion ya que hay mas fanaticos de esta saga.

  11. THOUS dijo:

    en unos 10 años mas yo estaré entre esta lista de ídolos y los superare —- créanme … lo que yo escribo es mas que estos universos juntos … ESPERADME

  12. ARSMIND FROD dijo:

    hay que tener en cuenta que los tiempos en que tolkien vivia eran mas dificiles que hoy ejmp .. a tolkien se le vinieron ideas del dia a dia . pero sin embargo a los nuevos escritores les es mas facil , grasias al internet y las demas modernidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s